fbpx
enes

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Birth Date*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Already a member?

Login
enes

Login

Sign Up

After creating an account, you'll be able to track your payment status, track the confirmation and you can also rate the tour after you finished the tour.
Username*
Password*
Confirm Password*
First Name*
Last Name*
Birth Date*
Email*
Phone*
Country*
* Creating an account means you're okay with our Terms of Service and Privacy Statement.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Already a member?

Login
a person in a wheelchair on a flat wood path

Islandia accesible en silla de ruedas: Explorando la costa suroeste de Islandia

Me llamo Adele, soy italiana y vivo en Nápoles, Italia, con mi marido Angelo. Soy una persona discapacitada que utiliza una silla de ruedas para desplazarse. A mi marido y a mí nos gusta mucho viajar y, en 39 años de matrimonio, hemos hecho muchos viajes por Italia, Europa y Norteamérica. Estamos acostumbrados a enfrentarnos a problemas relativos a viajar con una silla de ruedas, a encontrar hoteles con habitaciones accesibles, restaurantes accesibles con aseos equipados para personas discapacitadas, etc.

En agosto de 2015 decidimos tomarnos unas vacaciones de una semana para explorar Islandia, accesible en silla de ruedas, porque nos fascinaba la idea de un país completamente diferente a los que ya habíamos visitado. De hecho, visitamos un mundo increíble hecho principalmente de naturaleza: mar, hielo, cascadas, géiseres, ríos, con pequeños pueblos y una ciudad, Reikiavik, la capital, que tiene unos 300.000 habitantes.

Nuestro viaje a Islandia en silla de ruedas

Nuestro grupo estaba compuesto por siete personas: nosotros dos con nuestro hijo, y cuatro amigos nuestros, dos de ellos en silla de ruedas. El vuelo de Italia a Reikiavik duró 4 horas, fue bastante cómodo y no hubo problemas para nuestras sillas de ruedas. Nuestro hotel fue el Fosshotel de Reikiavik; las habitaciones accesibles eran muy amplias y estaban situadas en las plantas superiores (9 – 11), por lo que disfrutamos de una maravillosa vista de la ciudad y su paseo marítimo.

Elegimos planificar nuestra semana de esta manera: el hotel era nuestra base. Todas las mañanas salíamos para una excursión de un día para visitar los lugares individuales de la costa suroeste, y al final del día estábamos de vuelta en el hotel. El operador turístico también organizó un viaje con etapas en diferentes lugares, pero los hoteles accesibles ya estaban completos cuando decidimos planificar nuestro viaje.

Disfrutamos mucho de nuestra semana. Los lugares que visitamos eran realmente hermosos, el clima era suave, aunque a veces el viento era muy fuerte. Por suerte, el tiempo fue bastante bueno, con poca lluvia. 

Las excursiones se hicieron en furgoneta, que tenía espacio para tres sillas de ruedas y cuatro personas en los asientos del vehículo. El conductor era también nuestro guía, muy competente.

an overhead view of the city by the water
Dónde nos alojamos en Reikiavik

Una cascada accesible en silla de ruedas

El primer lugar en el que nos detuvimos es probablemente el más famoso, la cascada de Gullfoss. Nos pareció sumamente impresionante y muy bien equipada para las sillas de ruedas.

Parque Nacional Thingvellir

Islandia siempre ha sido una tierra de terremotos y cambios profundos en la tierra. La causa principal de estos movimientos es la falla entre la placa continental europea y la americana. En el Parque Nacional de Thingvellir se puede ver el efecto de estos trastornos.

El lugar donde se puede observar mejor la falla entre las placas europea y norteamericana se denomina Puente entre Continentes.

El Geysir

Geysir: esta palabra es quizá la más famosa del idioma islandés (y también una de las más fáciles para los extranjeros, créeme). Como puedes ver en la foto, es uno de los lugares más turísticos. La gente se reúne alrededor de la zona y espera a que el géiser produzca la columna de agua que hace famoso este lugar. Sólo son necesarios unos minutos para que se repita el evento, por lo que el público no necesita mucha paciencia.

Los visitantes rodean el géiser para verlo explotar.
Los visitantes rodean el géiser mientras explota

Otra cascada accesible en silla de ruedas

Las cascadas de la costa suroeste son un mundo que hay que explorar al máximo, porque cada una de estas bellezas naturales tiene características peculiares que las hacen increíbles e inolvidables. A Seljalandfoss se puede llegar fácilmente en silla de ruedas, hasta el punto en que te puede salpicar el agua. Los miembros de nuestro grupo que no utilizaban silla de ruedas también podían rodear la cascada, con cierta precaución. Tenían que caminar por un sendero que les permitía ver la cascada desde atrás.

Península de Dyrholaey

Islandia es una tierra llena de sorpresas y lugares hermosos; nuestro guía era muy hábil y nos mostraba algo nuevo cada día. Mira la península de Dyrholaey, donde un río mezcla sus aguas con el mar y una playa volcánica. La foto fue tomada desde una zona panorámica a la que se puede llegar fácilmente con un coche.

Un río atraviesa la arena volcánica negra hasta llegar al océano. Una gran formación rocosa se encuentra sola en la arena.
La playa volcánica de Dyrholaey

Otra cascada accesible en silla de ruedas

¿Otra cascada? Sí, claro, porque ésta es la más impresionante y hermosa que visitamos en nuestras vacaciones. Más que una sola cascada, Hraunfossar – Barnafoss es un sistema de cascadas que se puede observar desde muchos puntos panorámicos. Nos alegró mucho encontrar muchas pasarelas que permitían a las personas en silla de ruedas pasar de una orilla a otra del río y ver la mayor parte de lo que merece ser visto.

Las Termas de Deildartunguhver

Es bien sabido que Islandia tiene una amplia actividad volcánica en todo el país. Esta actividad proporciona agua caliente a la isla. Visitamos el manantial termal de Deildartunguhver y tuvimos la sensación de estar en un lugar algo infernal. El manantial termal produce 180 litros de agua por segundo a 212 °F. Desde 1925 esta agua se utiliza para la calefacción central en toda Islandia.

Stykkisholmur

Uno de los pueblos típicos que se pueden encontrar en la costa suroeste es Stykkisholmur, en la península de Snaefellsnes. Tiene un pequeño puerto, pocos habitantes, barcos de pesca y un excelente restaurante completamente accesible y equipado para personas con discapacidad.

Un gran barco y barcos más pequeños en un pequeño puerto.
El puerto del pueblo pesquero de Stykkisholmur

La Laguna Azul

Al final de nuestra semana decidimos visitar uno de los lugares turísticos más famosos de Islandia, la Laguna Azul. Este es el nombre de una gran fuente termal al aire libre. El agua es siempre azul, debido a la presencia de un alga típica, y su temperatura es constantemente de 98° F. La planta está muy bien equipada para que los usuarios de sillas de ruedas puedan bañarse cómodamente en la piscina, y hay un amplio vestuario disponible. Más información sobre la accesibilidad de la Laguna Azul aquí.

Reikiavik

Después de tantas bellezas naturales, quiero hablar de la capital de este maravilloso país. Reikiavik es una ciudad joven y hermosa. Las calles son fáciles de recorrer para los usuarios de sillas de ruedas, hay muchos monumentos, museos, restaurantes, tiendas y un precioso paseo marítimo. Al pasear por las calles de Reikiavik, se tiene la sensación de estar en un lugar internacional y en el que las tradiciones están vivas y presentes en la vida actual. Empecemos por el paseo marítimo.

A paved, flat wheelchair accessible  pathway runs alongside the sea, toward a city skyline.
El paseo marítimo y el horizonte de Reikiavik

Paseando por el paseo marítimo encontramos esta maravillosa escultura que representa un barco vikingo y el edificio llamado Harpa, un centro cultural donde se celebran conciertos y obras de teatro.

Al final del paseo marítimo se encuentra el Puerto Viejo, que ahora es un puerto turístico con bonitos restaurantes, como el Kopar, que nos pareció totalmente accesible.

Whales of Iceland is the name of a permanent exhibit about various kinds of cetaceans in the region.

Si se desplaza al centro de la ciudad, la visita a la catedral católica es imprescindible. Es una moderna iglesia neogótica construida entre 1927 y 1929. Cerca de la catedral se puede visitar un jardín con las esculturas de Einar Jonsson.

Otro lugar que no se puede dejar de visitar es el Museo Nacional de Islandia, donde se recogen numerosos objetos y artefactos, desde el año 800, cuando comenzó la historia de Islandia con la llegada de los vikingos noruegos.

Para cerrar este post de forma agradable me gustaría dar una sugerencia sobre otro restaurante accesible, en el centro de Reikiavik. Es un restaurante italiano-islandés llamado Primo, y nos encantó el maravilloso risotto.

Islandia cumplió todas nuestras expectativas, y más. Si buscas un viaje accesible que te permita maravillarte cómodamente con las maravillas de la naturaleza, te recomiendo una visita a esta hermosa isla. Puedes encontrar opciones para explorar Islandia accesible en silla de ruedas con Wheel the World aquí.


Adele y su marido Angelo son viajeros que escriben un blog sobre sus aventuras viajando por el mundo. Puedes leer más de su blog aquí.

Leave a Reply